Legitima defensa en Italia - International Lawyers Associates

Legitima defensa en Italia

La legítima defensa Italiana es un instituto jurídico reconocido por muchas legislaciones.

Ya los antiguos romanos reconocían el derecho de una persona lesa injustamente a defenderse a través del uso de la fuerza, a condición de que la defensa fuese proporcional a la ofensa.  

Del principio romano, resumido en la locución latina “Vim vi repellere licet” (es lícito repeler la violencia con la violencia) contenida en el Digesto justinianeo, desciende el principio de legítima defensa incorporado en el moderno derecho europeo.

El ordenamiento jurídico italiano reconoce el principio de legítima defensa en su artículo 52 establece la proporcionalidad entre la agresión y la respuesta como condición para la validez de la legítima defensa.

Si usted, un familiar o conocido se encuentra retenido por un delito, podemos ayudarle.

En Italia el principio de legítima defensa se encuentra en entredicho y podría sufrir grandes cambios que contribuyen a un gran revuelo sobre este tema entre los ciudadanos.
Legitima defensa en Italia

Ofensa y defensa

Las modificaciones propuestas cancelarían la referencia sobre el principio de proporcionalidad entre ofensa y defensa en caso de entrada indebida en el domicilio o la propiedad privada.

En los cambios a este articulo que contempla la legitima defensa implicaría mayor protección jurídica para el hombre que utilice armas para defenderse en su habitación, incluso en el caso que no haya amenaza directa.

Los críticos de la propuesta de la reforma argumentan que la esta acción aumentaría el uso a las armas lo cual llevaría a un clima de mayor violencia.

En cualquier caso, la reforma sólo intenta prevenir situaciones extremas en las que los afectados puedan defender sus derechos con respaldo de la ley y por supuesto esto no disminuiría el monopolio estatal del uso de la fuerza.

La presunción de legítima defensa

La presunción de legítima defensa concedería mayores garantías a los ciudadanos que actúen en defensa de sus vidas, allegados y sus bienes; naturalmente, seguiría necesitando ser comprobada caso por caso, y aquellas situaciones en las que se manifieste violencia totalmente desmesurada e injustificable como defensa propia, podrían fácilmente ser clasificados como crimines incluso después de la revisión jurídica correspondiente,  en referencia a todos los actos en los que se haya corroborado que la legítima defensa fue reemplazada por la venganza.

Todo esto esta inspirado en la ley penal francesa establecerá la legítima defensa frente a quienes allanen el domicilio, como forma de plantar cara a la inseguridad ciudadana, y cerrará los campamentos irregulares, muchos de ellos de gitanos, rumanos, que han ido llenando el país.

En líneas generales la legitima defensa exime de responsabilidad penal a aquel que actúe en defensa propia o de sus derechos siempre que se reúnan ciertas circunstancias: agresión ilegítima, necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla y falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.

La legítima defensa es una causal que elimina la antijuridicidad y, por lo tanto, evita que esa conducta sea punible.

La necesidad racional del medio empleado.

Sobre la necesidad racional del medio empleado, la doctrina penal coincide en que no se refiere al instrumento empleado para defenderse sino a la conducta con que se lleva a cabo la defensa.

Es decir, la proporcionalidad no está dada por el medio que se utiliza para defenderse sino en que la actuación de quien se defiende sea suficiente para evitar o repeler la agresión ilegítima de la que es víctima; si va más allá de eso, actúa en exceso.

Otro punto relevante al momento de determinar si una persona actuó en legítima defensa es si el hecho constituye una unidad de acción. Por ejemplo, no actuaría en legítima defensa quien luego de sufrir una agresión ilegítima en la puerta de su casa, ingresa a la vivienda, toma un arma, persigue al delincuente y lo mata.

En ese caso se trataría de un caso de venganza y no de legítima defensa.

En referencia a todo lo anteriormente dicho tomaremos como referencia dos grandes acepciones para comprender el tema exactamente de la legitima defensa como instrumento penal utilizado en el código penal italiano y el por qué la reforma sobre la protección en el ordenamiento jurídico penal italiano.

Francesco Carrara, el mayor representante de la escuela clásica del Derecho Penal italiano, al referirse a la legítima defensa afirmó que “la justificante no es un castigo sino un acto de defensa por parte de quien no dice que el individuo que mató, merecía la muerte, sino que expresa, ‘maté justamente, porque tenía derecho de salvarme de una muerte injusta e inminente que no la podía evitar de otra manera”.

García Zavalía, sostuvo que “el hombre que se defiende no se encuentra en la situación del juez en su gabinete, de poder apreciar con exactitud el peligro del ataque y la naturaleza de los medios que se le deben oponer. Su ánimo se encuentra forzosamente turbado por el temor, por la exaltación propia de quien lucha y, por lo tanto, se hace muy difícil no exagerar el peligro y los medios empleados”.

El estado es ante todo el garante subsidiario de los derechos que le pertenecen a cada persona por su propia naturaleza.

El estado es ante todo el garante subsidiario de los derechos que le pertenecen a cada persona por su propia naturaleza, y la legitima defensa es uno de los primordiales.

La reforma al código penal nos permitirá respaldar ese derecho indispensable de toda persona, pero en forma equilibrada con el resto del de la legislación, respetando los preceptos constitucionales y el marco de derechos humanos”.

La reforma tiene como objetivo que se presuma como legítima defensa, salvo prueba en contrario, el hecho de causar daño a quien a través de la violencia, del escalamiento o por cualquier otro medio trate de penetrar sin derecho, a la casa habitación del agente, al de su familia, a sus dependencias, o a los de cualquier persona que tenga la obligación de defender, al sitio donde se encuentren bienes propios o ajenos respecto de los que exista la misma obligación; o bien, lo encuentre en alguno de aquellos lugares en circunstancias tales que revelen la probabilidad de una agresión.

Sobre este caso el abogado penalista Alexandro María Tirelli uno de los abogados mas prestigiosos de Europa en materia Penal e internacional nos da su concepción al termino y a esta reforma. Estableciendo que:

Cualquier ciudadano debería tener derecho a disparar estando armado en defensa propia contra quien viola el perímetro de su casa en violencia y con arma.

Si necesitas asistencia legal, representación en este caso, no dudes en contactarnos somos International lawyers Associates.

Si usted, un familiar o conocido se encuentra retenido por un delito, podemos ayudarle.

También te puede interesar los artículos sobre Relaciones Y Tratados Internacionales Entre Italia Y Venezuela.

Le asistimos en todo México e Italia

Si usted o un familiar se encuentra detenido en territorio Italiano o en cualquier parte del mundo, podemos ayudarle

Contacte con nosotros

Envíenos su consulta rellenando el formulario y le responderemos con la máxima brevedad. Para emergencias puede comunicarse directamente con nosotros mediante WhatsApp o llamar a nuestro número de teléfono.

Muy claro el escrito sobre Legitima defensa italiana, gracias
  • Ricardo Alberto Manices
5

Resumen

La legítima defensa en Italia es un instituto jurídico reconocido por muchas legislaciones. Ya los antiguos romanos reconocían el derecho de una persona lesa injustamente a defenderse a través del uso de la fuerza, a condición de que la defensa fuese proporcional a la ofensa.

Enviando
Revisión de usuario
0 (0 votos)


es_ESEspañol
it_ITItaliano en_USEnglish fr_FRFrançais pt_PTPortuguês ru_RUРусский zh_CN简体中文 es_ESEspañol